La ortografía del español en las redes sociales



Hace dos días vi un desafío ortográfico entre Alberto Bernal, tuitero reconocido por su excelente conocimiento en finanzas y economía, y unos cuantos liberales disonantes de sus expresiones capitalistas y democráticas (pero no tan liberales con la ortografía, al parecer).

Al respecto, la Real Academia Española se pronunció, y dejó una sensación de burla sistemática sobre a quién se le olvidó o consideró necesario omitir una tilde en un hashtag. La pregunta era si los hashtags o etiquetas, debían usarse con las tildes pertinentes.

Al respecto, la @RAEinforma expresó un punto de vista legítimo. Evidentemente no intento poner en entredicho que, desde el punto de vista lingüístico, las etiquetas en español requieran el uso de las tildes según las reglas de acentuación.


Sin embargo, revisemos: si bien es cierto que lo apropiado es usar las tildes, muchas de las reglas de acentuación u ortográficas en español no son aplicadas con severidad dada la cultura desde la internacionalización del lenguaje en las redes sociales. El hashtag o las etiquetas tienen un propósito consistente en conglomerar la mayor información sobre un tema bajo una sola palabra o expresión, generalmente no mayor a 12 letras.

or esta razón, si lo que se quiere es conglomerar todos los mensajes de todos los participantes del tema en Internet en una sola palabra o expresión, no se lograría una unificación en la expresión o palabra que es tendencia. De esta forma se perdería el propósito del hashtag y se tendrían innumerables etiquetas para el mismo tema: las que se pueden escribir con teclado que incorpora las tildes y los que no; las que lleven signos de expresión y las que no, o las simplemente escritas en otros alfabetos.

Adicionalmente, los hashtags tienen una gran función, promover campañas publicitarias de productos o servicios. Con los acentos, la unificación sería un problema, pero además el impacto social que una palabra con acento puede tener en el extranjero.

Por otro lado, se están desconociendo todos aquellos teclados no aceptados por las Normas del Protocolo Oficial de Internet, esas mismas normas que derogan el uso del acento en correos electrónicos, la utilización de la ñ en español, e incluso de la ç en francés.

En otras palabras, direcciones con alfabetos en griego, latino, y cirílico, pueden no funcionar en todos los servidores. Esa es la razón por la que, además de no cumplir con las reglas de ortografía en español, es perfectamente aceptado escribir los nombres de usuario sin mayúscula y los hashtags sin tilde.


Si la regla es, tal y como lo indica la RAE desde su sabiduría lingüística del español, entonces deberíamos seguir todas las reglas propias del español en las etiquetas, direcciones de correo electrónico y páginas web. Por ejemplo, el uso de la mayúscula para designar las iniciales (RAE, Real Academia Española), o la tilde en índice.


En conclusión, la pregunta no era si desde el punto de vista lingüístico se debe seguir la ortografía en los hashtags. La pregunta era si es congruente con las Normas del Protocolo Oficial de Internet y el propósito de los hashtags, usar las tildes. En este último caso, coincido con Alberto, los hashtags no llevan tilde.


8145740245

8149547839

©2017 Inmarchitable by Salua Linguist, Uniated States. Designed by Webloom Studio.